La Calculadora Es Dios

Llevo casi cinco años dando clases particulares de matemáticas, además de haber dado clases en las prácticas del CAP, en academias y en una escuela para mayores. En todos estos sitios donde he impartido clases de matemáticas he observado que los alumnos tienen una dependencia adictiva por el uso de la calculadora. Llega a ser casi enfermiza.

Cuando los alumnos vienen a mi casa para clases de repaso y les digo que la calculadora no se usa me miran con cara con mezcla de asombro y horror. A veces les digo que la calculadora según ellos es como el Gran Salvador, El Mesias. ¡¡ Es Dios !!

Chavales/as desde 3º de la E.S.O. hasta Bachiller (incluso universitarias/os) no saben hacer nada sin la dichosa maquinita; si se la quitas es como cuando abandonas a un bebé en el desierto, se sienten desprotegidos, indefensos. Además a la mínima que te descuidas se abalanzan sobre ellas al estilo Gollum, “Mi Tessoroo”.

La verdad es que no me parece bien que desde tan pequeños se les acostumbre al uso de la calculadora, pienso que ésta se debe restringir su uso para cuando los cálculos sean complicados o cuando los alumnos dominen las operaciones a realizar sobre el papel, con lápiz y goma.

El uso de la calculadora ha llegado a ser tan pernicioso que jóvenes de 16, 17 ó 18 años les preguntas cuánto es 3+3 y te contestan 9 aunque se lo preguntes unas cuantas veces siempre te contestarán que el resultado es 9 y si notan en tu faz que les estás diciendo que esta mal no se pararán a pensar el porqué sino que se abalanzarán cual posesos hacia su salvadora la calculadora.

Estos escolares que se supone que van a la escuela para aprender a pensar, a equivocarse, a reflexionar, a tener juicios de valor, etc… pierden gran parte de ése espíritu combativo hacia la adversidad utilizando la “calcu “. Si les preguntas cuánto es 8-5 te contestan que es 3, pero si les preguntas cuánto es 5-8 ya dudan y no saben qué contestar.

Pero en este problema los culpables no son los alumnos, a fin y al cabo ellos sólo hacen lo que les deja hacer el profesor. Los culpables son los profesores, que desde hace ya bastantes años se han vuelto muy permisivos en el uso de la calculadora de cara a sus alumnos. No digo que todos los profesores lo hagan pero sí una gran mayoría lo permiten.

Y el problema del uso de la calculadora ya no es el de que no sepan hacer una división, sino que el problema es mucho más profundo debido a que los escolares pierden la capacidad de pensar, de asimilar conceptos, de entender lo que leen en un libro de ocio. Y todo lo que es la pérdida de los anteriores puntos repercute en ellos a la hora de ser capaces de decidir por sí mismos.

La enseñanza debe de estar unida en las dos ramas que la componen: ciencias y letras; por lo menos a edades tan tempranas para que cuando tengan poder de decisión no lo utilicen porque tienen la edad establecida por la sociedad para poder decidir, sino que utilicen el poder de decisión porque han aprendido durante la etapa escolar a utilizarlo. Y para aprender a utilizarlo es necesario que aprendan a equivocarse, a preguntar cuando tienen dudas, a pensar cómo resolver los problemas (tanto matemáticos como de la vida cotidiana); porque de esta forma es como adquirirán el poder de decidir y por consiguiente serán personas libres.

Saludos

One Response to“La Calculadora Es Dios”

  1. Maria Tun
    10 noviembre, 2008 at 5:06 #

    hola! estoy de acuerdo con usted con relacion a la dependencia de los estudiantes hacia la calculadora. De hecho estoy haciendo mi proyecto con relación al uso de esta herramienta durante el proceso de enseñanza y aprendizaje y sus resultados del desempeño escolar durante una prueba escrita sin el uso de la calculadora, la cual hasta el momento no he encontrado investigaciones relacionadas con mi proyecto. si usted tiene alguna información relacionada, agradeceria que me dijera donde pueda encontrar información para fundamentar mi proyecto. mil gracias

Comments are closed.

Proudly powered by WordPress   Premium Style Theme by www.gopiplus.com